QUERER ESCRIBIR Y QUERER SER ESCRITOR, por Juan Carlos Planells

Más o menos todo el mundo está al corriente de la polémica surgida a raíz del rifirrafe entre Juan Marsé y Maria de la Pau Janer durante el reciente premio Planeta. Es algo que, la verdad, se veía venir (estaba cantado) hacía tiempo ya y había de estallar un día u otro. 

Recordemos brevemente que todo empezó con un “este año la calidad es baja; en algunos casos subterránea”, continuó con un “yo no te he votado” y pareció terminar con un “a algunos nos interesa la literatura, no la vida literaria”, aunque de hecho, según he leído hoy, sigue de manera, fíjate, subterránea, con Marsé y Maria de la Pau enviándose pullas muy mal disimuladas en sus respectivas colaboraciones en revistas y diarios en columnas de opinión que nada tienen que ver con el tema, pero disparando a matar.

Tras el acto del premio, menudearon en prensa y revistas artículos al respecto, artículos algo incómodos puesto que los opinantes también eran en su mayoría escritores, pero es algo que les afecta también.

Todo el mundo sabe cómo es Marsé, y supone saber cómo es Maria de la Pau.

Yo no, yo me he enterado por un amigo aficionado a la ciencia ficción que tiene frecuente relación con ella (“Una pija de cuidado”).

De todo lo que se ha dicho lo más interesante lo ha aportado Quim Monzó al señalar la diferencia entre querer escribir y querer ser escritor.

Parece lo mismo, pero es muy distinto, y coincido en lo que dice Monzó: querer escribir es desear escribir por gusto, por necesidad, para comunicarse, para expresarse, por placer, porque lo pide el cuerpo, sin preocuparse del “después” (¿se publicará?, ¿no se publicará?). Querer ser escritor es querer llevar vida literaria: asistir a eventos, reunirse con este y aquel, ser entrevistado en programas de televisión donde preguntarán majaderías (o si son literarios no los verá nadie), aparecer en revistas de información general (o del corazón) antes que en las literarias (se leen poco). Yo lo llamaría a eso la diferencia entre llevar vida de negro sobre blanco o vida de salsa rosa.

No creo que nada de esto sea aplicable al mundo de la ciencia ficción. O al menos aún no, espero. Aquí, quienes durante años –décadas, en realidad– han cultivado la ciencia ficción han sido personas que han querido escribirla porque se lo pedía así el cuerpo y las ganas, y así lo han hecho. Es cierto que la situación en España no es la misma de 1960, 1970, 1980… en nuestro género, pese a los agoreros, y puede que haya quienes deseen ser escritores en vez de escribir, pero no lo sé seguro.

Y desde luego, querer llevar “vida de escritor”, como decía Marsé, no es chollo alguno. Imaginemos a un autor de ciencia ficción que quiera llevarla; en programas de televisión las preguntas serían aún mucho más imbéciles que las que le hacen a un escritor “serio” que “publica libro” (frase tan horrible como “estrena película” o “saca disco”), si bien los “serios” lo aguantan con estoicismo porque forma parte de la “vida literaria” y su editor les obliga a ir (sin cobrar, casi siempre, vaya eso por delante).

La “vida literaria” tampoco parece dejar mucho tiempo para escribir, según reconocen los más honestos. Y claro, pasa lo que pasa. Es una vida un tanto extraña, que puede que sea vida, pero no muy literaria, formada de reuniones con gente a veces incómoda, con frecuencia antipática, la mayoría de las veces ignorante en literatura (“Ah, Sara Mago”), de escapadas a los lavabos con quien sea para tomarse unas rayitas, porque en esas reuniones es casi obligado y bien visto, de subidas a la habitación del hotel para un polvo rápido no sabemos muy bien porqué, de polémicas falsas forzadas o ridículas; a la postre todo acaba como en una anécdota reciente, en que una veterana escritora catalana le preguntó a un veterano escritor castellano en una cena y ante todo el mundo: “Oye, ¿tú y yo no llegamos a acostarnos nunca, verdad?”.

Yo no sé si esto es muy envidiable, y creo bastante mejor la reunión tranquila de aficionados que comentan lo que han leído y lo que escriben o preparan en secreto y de sus problemas. En la “vida literaria” no se habla de eso, desde luego. En la vida del que quiere escribir sí, porque es lo que le gusta. Yo confío en que a quienes nos gusta la ciencia ficción prefiramos esta opción, minoritaria y honesta, sencilla y humilde pero más… ¿quijotesca? Vale, pues más quijotesca.

A lo mejor alguien aspira a lo otro, cosa respetable y digna, pero sabe a lo que se expone, y sabe que para los “serios” de la “vida literaria” será siempre un intruso, un advenedizo al que mirar con curiosidad o lástima, como si se hubiera colado en una fiesta a la que no se le ha invitado.

En fin, no sé si esto es aplicable a otros países, como Estados Unidos o Francia, con tradiciones literarias mucho más arraigadas y serias que en España, incluso en la narrativa de género, pero aquí al menos, en el país descubridor de la prensa rosa, es así, y en vez de lamentarse lo que hay que hacer es… seguir queriendo escribir.

© Noviembre 2005 Joan Carles Planells

 

Juan Carlos Planells nació en Barcelona en el año 1950 y murió en la misma ciudad en 2011 . Autor de las novelas de ciencia ficción El Enfrentamiento (Miraguano) y El corazón de Atenea (Espiral CF), fue uno de los principales estudiosos de la figura de Philip K. Dick. Publicó relatos y artículos en gran parte de las principales revistas del género en lengua castellana: Nueva Dimensión, BEM, Tránsito, Gigamesh, Opción, Cuasar, Artifex, Asimov Ciencia Ficción y BEM on Line. Finalista en dos ocasiones del premio Domingo Santos, publicó una interesante bitácora: Planells Fact & Fiction.

 

 

Anuncios

Acerca de Interface Grupo Editor

Editamos en papel 75 números de la revista BEM entre 1990 y 2000 y desde 2003 hasta 2012 mantuvimos el portal BEM on Line. Tras múltiples problemas de software, decidimos traspasar a este blog los principales textos publicados en esos años. Interface Grupo Editor está compuesto por Ricard de la Casa, Pedro Jorge Romero, José Luis González y Joan Manel Ortiz.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a QUERER ESCRIBIR Y QUERER SER ESCRITOR, por Juan Carlos Planells

  1. Pingback: IN MEMORIAM: JOAN CARLES PLANELLS | BEM on Line

Los comentarios están cerrados.