VISIONES 2006, de VV.AA.

Por Pablo Herranz

 

Desde 1992 la antología “Visiones” ha servido como trampolín a nuevos valores, algunos de los cuales han llegado a despuntar hasta formar parte de lo más granado de la literatura fantástica española de los últimos años. De alguna manera, la antología constituye un elemento indispensable en ese circuito —mayormente sostenido por aficionados— en el que bregar y ganar oficio, y que se completa con los distintos certámenes literarios o publicaciones que pueblan nuestra geografía.

Para Visiones 2006, con selección del crítico Mariano Villarreal, se han recibido la friolera de 297 cuentos, de lo que se deduce tanto el éxito de la convocatoria como una criba ardua. Cada una de las trece narraciones escogidas es precedida del comentario del seleccionador y del propio autor, y de una breve semblanza biográfica. Como es habitual, los autores cuentan con poca, o en algún caso ninguna, obra publicada, pero dan muestras de solidez, por lo que esta edición comparte con otros “Visiones” el carácter de carta de presentación de una generación o en su defecto recopila a algunas de las plumas a seguir en un futuro inmediato; de hecho, varios de los escritores seleccionados tienen una novela en cartera.

Valorando los relatos en su conjunto, no predomina ninguna corriente y en su lugar se refleja distintas variantes de la literatura fantástica. Si acaso habría que destacar como punto en común que la mayoría de los autores no se han acercado al género como un fin en sí mismo, sino que se apoyan en una de sus principales virtudes, exprimir una temática desde una perspectiva que sólo el fantástico puede aportar.

Así, Fran Ontanaya se vale en “Nacidos en el Estrecho” de la ciencia ficción para analizar el lado más trágico de la inmigración ilegal y la problemática de las pateras, trastocando los papeles tradicionales y apuntando al continente africano como tierra de promisión para los europeos tercermundistas. En “Diagnóstico preventivo”, de Sergio Mars, se subvierte lo que sería motivo de alegría, un hijo con un potencial extraordinario, ante el supuesto manto protector de un Estado casi totalitario; relato especialmente interesante por el contraste entre el drama humano y la fría inexorabilidad de un desarrollo que se teme como factible. En “Tiempo” el cubano Albino Hernández Pentón manipula el tiempo, vital en los dos escenarios que plantea, un hospital en el que un niño padece una enfermad degenerativa y una nave que se dio por perdida en Tau Zero. Siguiendo con el género de anticipación, Ismael Martínez Biurrun, del que recientemente se ha publicado la novela Infierno nevado (Sirius), combina en “Invasión” temáticas clásicas, pero con cierta frescura al concretar de la invasión alienígena tan sólo algunos elementos e incidir en el ocaso de la humanidad, todo ello servido con un ritmo ágil y absorbente.

Por un estilo bien distinto, más proclive hacia las posibilidades que brinda la fantasía, se ha inclinado la traductora Luisa María García Velasco en “El coche rojo”, sutil disección de la nostalgia y los sueños perdidos. En “Esperando que mi vida comience” Carlos Mateos López trata con amargura la enfermedad de Alzheimer, y en “El dios reflejado en el espejo” José Miguel Vilar ofrece un cuento de corte orientalista, a la manera de Las mil y una noches, continuación de las andanzas del marino Saad iniciadas en “Vidas de piedra” (Galaxia nº 10). Carlos Martí Mezquita revisita en “El hombre del saco” los miedos infantiles para alumbrar una nueva mitología en la ciudad de Valencia, en un derroche de imaginación y con un loable sabor autóctono.

El horror y sus arquetipos centran “Violines en el cementerio”, de José Angel Barrueco, ambientado en un París de ultratumba. David Prieto prefiere el sur de los Estados Unidos en “Hijos del pantano”, donde la certera descripción de la cotidianeidad redneck resulta tan asfixiante como los pasajes genuinamente terroríficos. También concilia lo sobrenatural y el retrato costumbrista “Después del último aliento”, de Tomás Donaire Mendoza, aunque optando por raíces literarias y situaciones más cercanas. Por último, dos relatos excelentes versan sobre la figura de la mujer fatal. La periodista Alicia Sánchez Martínez, en “Su carne en mi carne”, adopta la estructura de una crónica de sucesos, intercalando testimonios y los delirios de la protagonista, hasta dar visos de realidad a los pavorosos crímenes de una mujer-serpiente. “Entre las sábanas”, de Germán Pablo Amatto, está narrado en primera persona y en un tono de riña conyugal frustrada al haber un solo interlocutor, de tal forma que no pierde intensidad en ningún momento y repasa, a modo de flashbacks y de sucesivos reproches, secuencias de una relación de pareja convertida en triángulo debido a la intrusión de una mujer-araña. En suma, una antología con un destacable nivel medio, fiel reflejo de que nos encontramos ante una hornada de autores prometedora a la que sólo cabe desearle una larga trayectoria.

© 2007 Pablo Herranz

 

Visiones 2006, de VV.AA. Recopilador Mariano Villarreal. AEFCFT Ediciones. Sevilla 2006. Portada de M. Calderón. ISBN: 978-84-84-932347-3-7. 216 páginas, 12 euros. Tamaño: 130×200 mm.

Texto de la contraportada

Desde hace década y media la antología VISIONES, editada por la Asociación Española de Fantasía Ciencia-Ficción y Terror, se ha convertido en un referente insustituible dentro de nuestro país en cuanto al relato de género fantástico. Por sus páginas han pasado la mayor parte de los más prometedores autores (muchos de ellos, ahora mismo, escritores consagrados y de gran prestigio dentro y fuera del ámbito de la literatura fantástica) ya no sólo de España, sino también de Hispanoamérica.

Anuncios

Acerca de Interface Grupo Editor

Editamos en papel 75 números de la revista BEM entre 1990 y 2000 y desde 2003 hasta 2012 mantuvimos el portal BEM on Line. Tras múltiples problemas de software, decidimos traspasar a este blog los principales textos publicados en esos años. Interface Grupo Editor está compuesto por Ricard de la Casa, Pedro Jorge Romero, José Luis González y Joan Manel Ortiz.
Esta entrada fue publicada en Reseñas de libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s