LA COMPAÑERA PALIDA, de Philip Gooden

Por Xavier Riesco Riquelme

“Saga de Crímenes y Misterios hakespeareanos”, así reza la portada de este libro, y es verdad que es una saga, de hecho este es el tercer libro de la saga de Nicholas Revill, actor de la compañía Chamberlain (sí, la de Shakespeare) y tiende a verse envuelto en peleas de taberna, amoríos no correspondidos e intrigas de asesinato.

El libro empieza bien: durante la representación de un mistery play, el borracho del pueblo se sube a la tarima para quejarse del injusto trato que Dios da a los agricultores en la Biblia (Caín era agricultor). Evidentemente, en el tumulto consecuente se produce una pelea en la cual acaba mordiendo el polvo nuestro astuto protagonista, que se encuentra de paso con su compañía para realizar una representación de “El Sueño de una Noche de Verano” para los esponsales del hijo de un noble local.

A partir de ahí, la cosa sigue más o menos como era de esperar: gran mansión con multitud de criados, noble hosco y poco amable, mayordomo ambicioso, actores estresados y unos cuantas muertes grotescas para amenizar las bodas, además de la representación teatral. Revill no es un investigador en realidad, más bien un observador privilegiado, y la tarea de la investigación de las diversas muertes recae en el perspicaz juez de paz Adam Fielding. Las muertes a investigar en la mansión de Lord Elcombe son grotescas, cosa que en realidad casa con el gusto del teatro de la época por los dramas sangrientos (lo que daría lugar al “teatro jacobino” de dramaturgos como Webster), así que podrían ser un juego teatral más dentro de una novela que incluye teatros, gente del teatro y obras teatrales. De hecho, otro de los juegos de la narración es la aparición de “representaciones teatrales oportunistas”, como la de la muerte de Judas que se lleva a cabo en el granero a raíz de un ahorcamiento anterior.

La compañera pálida

Sin embargo, la resolución final del los enigmas no es tan satisfactoria como otras partes de la novela, y en conjunto es un libro entretenido sin más pretensiones (bueno, sin pretensiones exceptuando la obligada referencia al Bardo de Avon cada pocas páginas y que ya está presente en el título).

Por otro lado, como lector lo que sí molesta del este libro son cosas de las que el autor original no tiene culpa. Mi ejemplar tiene unos cuantos errores de imprenta que se traducen en páginas enteras repetidas que se solapan sobre las páginas siguientes: o sea, repiten cachos que se comen otros. Teniendo en cuenta la estructura de la novela, tampoco es imposible seguir la trama pese a esos trozos faltantes: la novela de misterio suele tener redundancias para que el lector no se pierda las pistas, pero sí es irritante. Lo otro que me sorprende es que hay unos cuantos giros y expresiones anacrónicas (pero anacrónicas de verdad, ojo, como el uso de “película”, p. 252 como sinónimo de “historia”) en esta traducción que dudo mucho que se encuentren en el original (pero podría equivocarme) y unas cuantas erratas.

© 2007 Xavier Riesco Riquelme

La compañera pálida, de Philip Gooden (T.O. The Plale Companion, 2000). Ediciones Jaguar, col. La Barca de Caronte. Traducción de Maria Eugenia Piacentini. Madrid, 2006. 302 pgs. ISBN. 84-96423-29-8

Texto de la contraportada

La compañía Chamberlain tiene un nuevo encargo, representar “Sueño de una noche de verano” ante una de las familias más notorias de Inglaterra del siglo XVII, los Elcombe. Todo se complica ante la aparición de un cadáver a pocos días de la boda del hijo mayor.

Junto con Adam Fielding, juez de paz y amigo íntimo de la familia Eolcombre, Nick Revill se verá de nuevo envuelto en la investigación de una serie de asesinatos sin conexión aparente pero que esconden un gran secreto.

Anuncios

Acerca de Interface Grupo Editor

Editamos en papel 75 números de la revista BEM entre 1990 y 2000 y desde 2003 hasta 2012 mantuvimos el portal BEM on Line. Tras múltiples problemas de software, decidimos traspasar a este blog los principales textos publicados en esos años. Interface Grupo Editor está compuesto por Ricard de la Casa, Pedro Jorge Romero, José Luis González y Joan Manel Ortiz.
Esta entrada fue publicada en Reseñas de libros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s