HUERFANOS DE LA CREACION, de Roger McBride Allen

Por Xavier Riesco Riquelme

La paleoantropóloga Barbara Marchando (mujer, afroamericana y para más señas científica procedente de una familia baptista del Sur que no aprueba del todo su carrera y que además está en proceso de separación de su marido) sigue las indicaciones de una vieja reliquia familiar (el diario del patriarca familiar, esclavo liberado y hombre hecho a sí mismo) y buscando los restos de lo que creía que era una curiosa nota a pié de página de los libros de historia se tropieza con un hallazgo que pone su mundo patas arriba, y no sólo el suyo, sino también el de sus allegados y colaboradores y posiblemente el de toda la historia de la especie humana.

Tras eso, tendrá que convencer a sus colegas, mantener el secreto todo el tiempo posible pese a la prensa, emprender un periplo africano, vérselas con la incomprensión de determinados estamentos y, sobre todo, conseguir una prueba extraordinaria que respalde su afirmación extraordinaria. Por el camino, la novela usa la voz de los personajes de forma amena para hablar sobre temas tan diversos (y sin embargo tan relacionados) como son la historia de la especie, la evolución, la falacia creacionista, el relativismo cultural, el método científico, los fraudes antropológicos (el hombre de Piltdown, por ejemplo) los males de las sociedades esclavistas, el papel de la mujer en las sociedades modernas y, en el fondo de todo, la mismísima condición humana.

La descripción de la doctora en el primer párrafo no es un dato superfluo: cada uno de los elementos de esa descripción afecta en alguna medida a la percepción del mundo que tiene la Dra. Marchando y las acciones que emprende para confirmar, encontrar y demostrar al mundo un secreto que lleva siglos oculto (aunque suene a bestseller de moda). Como paleontropóloga, tendrá que ponerse en contra de determinados discursos religiosos y luchar contra los prejuicios inherentes a estos y a otros prejuicios presentes entre sus mismos pares. La historia de la esclavitud en Norteamérica, vívidamente recordada por su familia en la figura de ese patriarca y en el orgullo que sienten por él, la llevará a tener que efectuar juicios morales ante una historia que tiende a repetirse, y que además parece que intenta repetir los mismos argumentos deleznables que la primera vez. Y por último, precisamente motivada por su condición de mujer, cometerá un acto al mismo tiempo salvador y condenatorio, algo cuya ética queda a discreción del lector (y ahí está la gracia del asunto): demuestra lo que quiere demostrar en aras de un bien mayor, pero por el camino aliena a otros produciéndoles un gran perjuicio.

Una novela bien construida, amena y divulgativa. Especulativa y aleccionadora sin llegar a ser panfletaria, y una lectura interesante. Como nota final, mencionarla nota del autor para la última edición de la novela, donde el propio autor comenta algunas cosas que han cambiado en el mundo de la paleoantropología desde que se publicó por primera vez la novela, menciona la sorprendente capacidad inspiradora de una cita de Stephen Jay Gould y una curiosa coincidencia literaria, y arremete contra determinadas ideas (y estoy de acuerdo con él) que considera perjudiciales para entender el mundo y a nosotros mismos.

© 2007 Xavier Riesco Riquelme

Huérfanos de la creación, de Roger McBride Allen (Orphan of Creation; 1988). Libros del Atril, col. Ómicron. Barcelona, febrero de 2007. Traducción de Xavier Riesco. ISBN. 84-96575-34-9. 413 pgs. 21 euros

Texto de la contraportada

En Acción de Gracias, la doctora en paleontología Barbara Marchando descubre en la casa de su tía abuela un viejo diario de su antepasado, Zebulon Jones, un esclavo de origen africano. En el diario, Zebulon cuenta cómo, hacia 1850, tras la ley de 1808 que prohibía traer más esclavos, desde África, su amo de entonces importó unas extrañas criaturas, tal vez gorilas u otro tipo de gran simio.

A partir de las informaciones del diario, Barbara y su primo Livingston (como ella también afroamericano) inician una improvisada pero científica excavación a la busca de los restos de esas extrañas «criaturas». Sus descubrimientos les acabarán llevando a las frondosas selvas de África y a enfrentarse cara a cara con un milagro más antiguo que el Homo sapiens.

Ante la inevitable pregunta de quién puede ser considerado humano, Barbara y sus colegas se enfrentan a un terrible dilema: ¿qué debería hacer un paleontólogo que, lógicamente, cree en la teoría de la evolución, si su gran hallazgo puede dar alas antievolucionistas a los creacionistas?

Anuncios

Acerca de Interface Grupo Editor

Editamos en papel 75 números de la revista BEM entre 1990 y 2000 y desde 2003 hasta 2012 mantuvimos el portal BEM on Line. Tras múltiples problemas de software, decidimos traspasar a este blog los principales textos publicados en esos años. Interface Grupo Editor está compuesto por Ricard de la Casa, Pedro Jorge Romero, José Luis González y Joan Manel Ortiz.
Esta entrada fue publicada en Reseñas de libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s