¡POR JACK!

¡POR JACK! 

por Joe Haldeman


El escritor norteamericano Joe Haldeman escribe un breve homenaje a su amigo fallecido Jack Williamson.


Uno de mis recuerdos favoritos de Jack Williamson es el haber estado presente cuando le preguntó a Robert Silverberg sobre inversiones a largo plazo. Bob, con mucho tacto, le preguntó a Jack qué edad tenía, y él dijo que 75 años, pero que la mayoría de sus parientes habían vivido hasta más de los 90 y uno nunca era lo suficientemente precavido.

Jack sabía que él no iba a poder vivir eternamente. El siempre estaba en paz con la Muerte, aunque yo creo que verdaderamente quería llegar a los tres dígitos, y tener, y era más posible para él, una mejor oportunidad que la mayoría de nosotros. Se hundió cuando perdió a su querida esposa Blanche en un accidente de coche en 1985, después de casi cuarenta años de matrimonio (él pudo haber sido el causante del accidente; no podía recordarlo). Todos nos sentimos tan orgullosos y satisfechos cuando él supero aquella etapa tan difícil y comenzó a escribir de nuevo…

Qué persona tan encantadora. Es divertido pensar que Gay y yo le conocimos durante más de cuarenta años y eso fue menos de la mitad de su vida. La última vez que le vi fue hace tres o cuatro años, estaba sentado en su salón de Portales con una copa de vino en la mano, hablando de minería de asteroides y lentes gravitacionales en cúmulos globulares, lo cual no era inusual en Jack. Su mente era aguda a pesar de que su fuerte cuerpo había comenzado ya a irse.

Hace unos veinte años, estuvimos con Jack en el Laboratorio de Propulsión aeronáutica de Pasadena, mirando las primeras fotografías de Saturno desde cerca que se habían recibido. Gay y yo corrimos hacia Carl Sagan, quien, obviamente estaba harto de esa “gente de la ciencia ficción” y que estuvo precipitado y seco… hasta que Jack bajó las escaleras y le saludó. Eso convirtió a Sagan en un aficionado más.

Era generoso en todos los sentidos de esa palabra, respetado por sus iguales –si alguno de nosotros podría considerarse a su altura—y adorado por sus estudiantes en la universidad. Gay y yo atesoramos los ratos que vivimos a su lado en el rancho familiar, donde la familia de su hermano quiso, literalmente, matar la gorda ternera para los amigos de Jack, y donde cuatro o cinco generaciones se habían reunido para hablar de berzas y reyes. Escuchando a Jack y a Jim hablar de aquellos viejos días era como viajar en una máquina del tiempo. 

Publicó historias de ciencia ficción en cada una de las nueve décadas. Nunca volveremos a ver nada parecido. Jamás.



© 2006 Joe Haldeman por el texto. 

© 2006 Joan Manel Ortiz por la traducción.

Joe Haldeman es uno de los mejores escritores de ciencia ficción de todos los tiempos, con una larga lista de novelas y relatos publicados y traducidos a multitud de idiomas, entre ellos el castellano. Ganador de los principales premios del género, es un reputado estudioso de la figura del escritor Ernest Hemingway. Puede consultar su biografía y bibliografía en su página web.

Acerca de Interface Grupo Editor

Editamos en papel 75 números de la revista BEM entre 1990 y 2000 y desde 2003 hasta 2012 mantuvimos el portal BEM on Line. Tras múltiples problemas de software, decidimos traspasar a este blog los principales textos publicados en esos años. Interface Grupo Editor está compuesto por Ricard de la Casa, Pedro Jorge Romero, José Luis González y Joan Manel Ortiz.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.