EL MISTERIO DE STONEHENGE, de Jack Williamson

Por Abel López

Cuando un futuro lector de este libro se acerca a él lo hace atraído por varios factores: el primero la posible trama, que puede vislumbrarse echando un poco de imaginación y soñando con la posibilidad de que el monumento de Stonehenge sea en realidad una puerta espacial que nos lleve a otros mundos.

El segundo, la portada que augura más o menos lo mismo o, tal vez que sesudos investigadores encuentren el significado de ese círculo de piedras. Como tercer factor podemos añadir al autor, un clásico entre los clásicos y que además de Maestro de la Ciencia Ficción, añade el aliciente, si es que puede denominarse así, de ser esta su obra póstuma.

Por lo tanto, todo aquel que compre este libro sabe, o cree saber, qué es lo que contendrá, sobre todo cuando leemos la contraportada que confirma todas nuestras suposiciones anteriores.

Y así es. No creo desvelar nada cuando digo que los cuatro protagonistas de la novela cruzarán el stargate, perdón, la puerta dolmen y serán transportados a otro mundo, en el que la imaginación de Williamson comienza a dar de sí lo que se espera de ella, encontrándonos con mundos misteriosos en los que la vida ha huido dejando tras de sí el misterio insondable de la causa de la caída de la civilización que contruyó las puertas. Mientras tanto, nuestros actores principales tendrán que ingeniárselas para sobrevivir y buscar la siguiente puerta que tal vez les lleve a la Tierra, puesto que hay que decir que las puertas funcionan en un solo sentido, y cada vez que cruzan una de ellas no saben si aparecerán en el Sahara otra vez o en cualquier otro planeta maldito fuera incluso de nuestra galaxia.

El Misterio de Stonehenge es una obra de aventuras en las que el autor utiliza a los personajes para ir descubriendo poco a poco y paso a paso los mundos por los que van avanzando a la búsqueda de comida, agua u otra puerta que les salve del infierno en el que han caído.

Como es Ciencia Ficción en el que brilla más que nada la ficción, nos quedamos sin saber cómo funcionan esas puertas, que sólo gracias a una piedra preciosa que lleva colgada al cuello uno de los protagonistas pueden activarse. Esa característica se va desarrollando en toda la obra, dando el autor la explicación sencilla de que la civilización que intentan investigar es muy avanzada siendo incomprensible para ellos, pobres terrestres.

Así, de maravilla en maravilla y de situación angustiosa a peligrosa, se va desarrollando la novela en un sin parar de aventuras con parcas descripciones y donde todo lo que se van encontrando los protagonistas no sólo es incomprensible para ellos sino para el propio lector. Williamson aprovecha su situación predominante de escritor para darnos escasas pinceladas de esos mundos hasta que llega a uno, mucho más atrasado que el terrestre, donde transcurre la mitad de la novela y en el que ya puede desarrollar a placer una sociedad dividida entre blancos y negros.

En resumen, una novela de aventuras para todo aquel que busque sólo eso y cuyo título tiene que ver relativamente con la novela, pues Stonehenge sólo aparece mencionada en la misma un par de veces de forma circunstancial.

 

© 2008 Abel López

El misterio de Stonehenge, de Jack Williamson (The Stoneghenge Gate; 2005). La Factoría de Ideas, col. Solaris Ficción nº103. Traducción de Isabel Notario Matey. ISBN. 978-84-9800-384-0. 320 págines, 19,95 euros

 

Texto de la contraportada

 

Un repentino ataque de curiosidad lleva al Sahara al afable catedrático inglés Will Stone y a sus tres amigos, para realizar excavaciones en un emplazamiento en el que el radar ha detectado que bajo la tierra se esconde un conjunto de piedras de gran tamaño. Allí encuentran una antigua estructura, una puerta de comunicación entre los diferentes planetas que une la Tierra con mundos lejanos, donde descubrirán maravillas y horrores que superan lo imaginable.

Pero solo si son capaces de sobrevivir para volver a la Tierra…

El autor entreteje una historia apasionante que transporta a los amigos a los confines del universo. Ahora cada viajero debe representar un papel vital para desvelar un antiguo misterio, cuya solución puede mostrar los verdaderos orígenes de la raza humana.

 

Anuncios

Acerca de Interface Grupo Editor

Editamos en papel 75 números de la revista BEM entre 1990 y 2000 y desde 2003 hasta 2012 mantuvimos el portal BEM on Line. Tras múltiples problemas de software, decidimos traspasar a este blog los principales textos publicados en esos años. Interface Grupo Editor está compuesto por Ricard de la Casa, Pedro Jorge Romero, José Luis González y Joan Manel Ortiz.
Esta entrada fue publicada en Reseñas de libros y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s