LA LAYENDA DE LA PIEDRA, de B. Hughart

Por Xavier Riesco Riquelme

La literatura occidental está fascinada desde hace tiempo por la imagen de la China clásica y el Lejano Oriente, ya sea al estilo erudito de los ensayos, cuentos y disquisiciones de autores como Borges y Yourcenar (referencias pedante pero inevitables, me temo) ante una tradición literaria tan grande como la de todo occidente y poco conocida hasta hace relativamente poco (ver la Historia de Genji) u otras obras más populares fruto también de esa fascinación exótica (las novelas del juez Di, por ejemplo). Sin embargo, lo que nos ofrece Barry Hughart es algo sutilmente diferente: una fantasía novelesca y ambientada, como dice él mismo en “una china que nunca fue”. Y vaya China.

Tras la magnífica novela Puente de Pájaros, La Leyenda de la Piedra es el regreso de la memorable pareja formada por el profesor erudito Li Kao y el recio campesino Buey Número Diez en una de las series más originales de la literatura fantástica. Un libro que es todo un despliegue de sinología fantástica, inteligencia, sentido del humor y pullas contra el funcionariado neoconfuciano allí donde lo haya (incluyendo el infierno, de la burocracia no se salva nadie).

Hughart vuelve a construir una narración brillante, casi a la altura de la merecidamente premiada primera novela de la serie e igual de entretenida en su mezcla de mitología china, pesadillas taoístas e investigación detectivescas desquiciadas. Li Kao (y tengo un pequeño defecto de carácter) y Buey Número Diez funcionan a la perfección como dúo protagonista, Hughart usa con maestría arquetipos ya populares para inyectar una dosis de humor irreverente en el entramado de su historia: el sabio erudito borrachín cuya brújula moral es más bien errática (y cuyo recuento de cadáveres se sitúa en las centenas) y el aparente simplón musculoso que de tonto en realidad no tiene un pelo. Además, esta vez los secundarios incluyen a la misteriosa y amnésica Cuita del Alba y al lúbrico, hermoso, malvado (nadie es perfecto) y talentoso Niño Luna, cuyas hazañas de seducción masculina no parecen tener límite (especialmente memorable es el episodio con un demonio guardián del infierno).

Además de una sutil inventiva, una imaginería rica y un espléndido humor, Hughart hace gala de sapiencia narrativa con recursos como citar los inexistentes volúmenes de memorias de Buey Número Diez como referencia o las omisiones en el texto debido a la censura imperial, las discusiones estéticas y filosóficas entre los personajes o la aparente mención de detalles de fondo que luego resultarán parte integral del tapiz de la novela y de la madeja a desenredar.

En esta ocasión la pareja de investigadores y deshacedores de entuertos del lejano oriente (y también degolladores, mentirosos y ladrones) intentará salvar a un monasterio de las garras de un cruel noble (fenecido tiempo atrás, pero eso no suele ser obstáculo para determinados malvados), una caterva de monjes extremadamente joviales (y también muertos), una operación de rescate que casi acabará en guerra abierta (es lo que pasa cuando le robas un músico a un rey) y unos cuantos enigmas aparentemente irresolubles que van desde lo metafísico a lo mundano, desde el simple robo de un manuscrito o asesinatos inexplicables hasta una visita a los infiernos para intentar dilucidar la identidad de un personaje (un recurso muy parecido al que usaba con otro personaje femenino en el primer libro de la serie) , pasando por unas cuantas lecciones de caligrafía clásica a la hora de falsificar documentos imperiales o discusiones sobre el arte pictórico y las ordenanzas imperiales que lo regulan.

Una delicia absoluta.

(c) 2008 Xavier Riesco Riquelme

Hughart, Barry. La leyenda de la piedra. Título original: The Story of the Stone. Traducción: Carlos Gardini. Ilustración de cubierta: The Art Archive / British Library. Diseño de cubierta: Alejandro Terán. 256 págs. 18,95 euros. Rústica con solapas. ISBN: 978-84-9889-002-0

Anuncios

Acerca de Interface Grupo Editor

Editamos en papel 75 números de la revista BEM entre 1990 y 2000 y desde 2003 hasta 2012 mantuvimos el portal BEM on Line. Tras múltiples problemas de software, decidimos traspasar a este blog los principales textos publicados en esos años. Interface Grupo Editor está compuesto por Ricard de la Casa, Pedro Jorge Romero, José Luis González y Joan Manel Ortiz.
Esta entrada fue publicada en Reseñas de libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s