BEM on Line

LOS OJOS DE UN REY, de Catherine Banner

Anuncios

por Xavier Riesco Riquelme

Leo es un joven cadete/estudiante de un país llamado Malonia. Ese reino está gobernado por un usurpador y se haya en estado de guerra permanente con sus vecinos. Leo, rebelde y dado al ensimismamiento, así como dotado de ciertos poderes menores, encuentra un día un libro en blanco cuyas páginas se escriben solas, contando una historia aparentemente fantástica (para Leo), pero que sin embargo repercutirá profundamente en su vida, casi tanto como los acontecimientos que se avecinan (y con los cuales está, en cierta manera, relacionado).

Catherine Banner ha hecho algo que produce dos sentimientos bastante antagónicos en un lector como yo, dos sensaciones que conllevan una cierta perplejidad en quien las sufre con tan poca separación. Esas impresiones son condescendencia y asombro.

La condescendencia viene dada de antemano por un hecho muy simple: tanto la portada como la solapa insisten en la temprana edad a la que la autora empezó a escribir esta novela, catorce años. Y la sensación se intensifica cuando se atiende al desarrollo de la narración: una cierta indecisión en la historia, escenas desdibujadas, personajes indefinidos, unos cuantos lugares comunes como libros mágicos, profecías, revoluciones, familias reales depuestas, villanos usurpadores y príncipes en el exilio, todo eso contribuye a dar esa sensación de “pero claro, después de todo sólo tiene catorce años, ¿no?

Y luego viene el mencionado asombro. Porque pese a todo lo anteriormente dicho, Banner logra dar una voz a sus personajes, (quizás no la mejor voz, pero sí una voz), y hace cosas con ellos que parecen asombrosas para esa edad. Uno podría pensar que hay un cierto exceso de dramatismo en la experiencia de ese atribulado narrador de Banner, pero, después de todo, ese es uno de los atrevimientos de la autora: crear una fantasía principesca, con un título que parece evocar una saga y luego hacer que la voz principal sea la de un personaje aparentemente menor con una vida francamente angustiosa y que sólo está lejanamente relacionado con ese mundo de profecías, poderes y grandes personajes. Por supuesto, esos otros elementos no están nunca demasiado lejos en realidad, y de hecho gran parte de la novela trata de fragmentos de historia ajenos al narrador, (que a su vez los lee en un libro aparentemente mágico) y este trata de relacionar esa historia leída sobre un país legendario llamado Inglaterra con su propia vida y sus alegrías (pocas) y miserias (una cuantas). La autora tiene un cierto gusto por lo trágico y su prosa hace unas cuantas incursiones en el terreno del existencialismo juvenil e incluso en la pesadilla kafkiana al describir el estado social del militarizado y sombrío reino de Malonia donde vive el joven Leo, ese narrador acosado por las incertidumbres y los avatares de la vida, que contrasta enormemente con otros personajes cuyo destino ya está, literalmente, escrito.

Al final de la lectura de este libro puede que el asombro pese más que la condescendencia, sí, aunque sea un asombro teñido de un cierto distanciamiento. No es un libro revolucionario, ni mucho menos, ni siquiera es un libro redondo, pero es un intento de contar algo y hacerlo con un mínimo de originalidad. Eso sí, evidentemente, este libro se encuadra más bien en la tendencia actual de Minotauro de competir en el campo de la narrativa juvenil de corte fantástico (vamos, la editorial está buscando su Eragon particular), lo que determina casi absolutamente, para bien o para mal, el público potencial de este libro.

(c) 2009 Xavier Riesco Riquelme

Los ojos de un rey, de Catherine Banner (The Eyes of a King ;2008). Ediciones Minotauro. Barcelona, septiembre de 2009. Traducción de Aleix Montoto. ISBN.978-84-450-7760-3. 346 páginas, 18 euros.

TEXTO DE LA CONTRAPORTADA

Malonia ha quedado destrozada por la guerra. Han pasado diez años desde que Lucien y sus tropas rebeldes usurparan el trono.

El pueblo cree que el príncipe se refugia en una tierra muy lejana y que una profecía lo protege. Sin embargo , sus otrora súbditos ignoran si el príncipe aún sobrevive o si ha sido asesinado, como lo fueran sus padres, los reyes de Malonia. Un país al borde de la revolución aguarda en silencio su regreso.

Leo es un aprendiz de soldado algo rebelde y con poderes ocultos. Una noche descubre un misterioso libro abandoado en la nieve. Aunque no está escrito, la extraña aura que emana le provoca una mezcla de fascinación y miedo. Pronto, las páginas comenzarán a completarse solas con relatos sobre Anna y Ryan de Inglaterra -un país que es un cuento de hadas para las gentes de Malonia.

Cuando la tragedia se desate, Leo intentará liberarse del poderoso influjo que el libro ejerce sobre él. Pero puede que, para entonces, ya sea demasiado tarde.

Anuncios