PORTA COELI: COSECHA NEGRA, de Susana Vallejo

por Ricard de la Casa

 

 

Cosecha negra es la segunda entrega de la tetralogía Porta Coeli, que sin embargo es la tercera novela escrita de la saga. En realidad Vallejo escribió El principio del fin, la que hace la número tres, en primer lugar para retroceder luego y escribir las dos primeras entregas, La orden de Santa Ceclina y Cosecha Negra. Creo que es un buen acierto el haber publicado la serie en el orden cronológico correcto.

cosechanegraSusana Vallejo abandona en Cosecha negra  a los personajes centrales de su anterior novela, Bernardo el monje guerrero, su fiel escudero y Yebra la encantadora de serpientes. Aquí escoge a unos nuevos, más complejos y con más inflexiones, Enrique y Veridiana, como soporte de la segunda entrega. El balance está muy ajustado entre ambos, aunque esta última, Veridiana, acaba por con(vencer) a medida que pasas las páginas, un personaje redondo donde los aromas del feminismo en ciernes, destacan especialmente, algo que ya se apuntaba ligeramente en la Yebra de La Orden de Santa Ceclina, y que en Veridiana, toma carta de naturaleza, transpirando por todos sus poros ansias de libertad que parece un silencio estruendoso en nuestro oídos.

La autora también se desprende de la ambientación de la primera entrega y nos traslada a una nueva que deja de lado completamente el “deja vu” que nos recordaba a otra novelas, como ocurría en La orden de Santa Ceclina, y se sumerge definitivamente en su propio universo. Nos trasladamos a un lugar conocido, Toledo, en un momento de cruce de culturas, cristiana, árabe y judaica, rebosante de vida y caldero hispano por excelencia de lo que está por llegar, un momento siempre delicado, lleno de conflictos y por tanto rico y vital. Nos sitúa en una época de nuestra historia donde la Inquisición, tenebrosa, vergonzante y nauseabunda, extendía su cruel y despiadado poder entre la atemorizada población. El cambio de personajes es muy acertado para conseguir despegarse del perverso efecto de “simplemente más aventuras en el mismo universo y por los mismos personajes”. Una repetición que normalmente conduce a excesos tanto en la trama como en el estilo, para superar el hándicap que implica una segunda entrega. Susana Vallejo lo resuelve con valentía, ya que cambiar de personajes es siempre una decisión delicada y arriesgada.Vallejo no cae en esa autocomplacencia, tan habitual por desgracia, y construye todo un nuevo lugar y unos nuevos personajes donde seguir desarrollando la historia sin hastiarnos. Su prosa, contenida y sobria, llena de pequeños detalles ayudan a recrear ese periodo histórico de forma realista.

Toledo se convierte, en un personaje en sí mismo por obra y gracia de la espectacular sensibilidad de la escritora madrileña. La ciudad castellano-manchega seduce y te entran ganas de vagabundear descalzo por sus estrechas callejuelas, buscando aquellos puntos donde la novela sitúa la acción y poder así apreciar el relieve que esas viejas piedras dibujan bajo nuestros pies, pararse en cualquier esquina, aspirar el aroma que los antiguos edificios desprenden o asustarse al entrever entre sombras una ciudad asediada por la peste. ¡Casi podemos sentir a Veridiana pasear por ella!

Catalogada como novela juvenil, puede ser leída perfectamente por cualquier clase de público. Se trata de una obra en la que los personajes deben superar su entorno, las presiones a las que son sometidos: su educación, su propia cultura, vencerse a sí mismo, evolucionar, crecer y hacerse adultos en todos los sentidos. Es por tanto un viaje al interior de uno mismo, sin retorno posible. Una transformación que en esta novela transcurre en paralelo, interno de los personajes y real al atravesar la puerta de ese nuevo mundo y que marcan definitivamente su existencia. Los personajes tienen más de una faceta y aquí el “Bien” y el “Mal” como anverso y reverso del mismo espejo refleja la complejidad humana en el que nadie es de un solo color sino que exhibe una rica gama de colores de acuerdo a la situación y el momento en el que se encuentra.

Si acaso el único pero que le encuentro a la novela, es el bajo perfil de la acción que transcurre en el otro plano temporal, es decir en el otro universo o realidad, al otro lado de la “puerta”, donde el ritmo se hace más lento (en ambos sentidos, el tiempo que transcurre en relación a nuestro mundo y el ritmo de la acción). Para los lectores del primer libro ya no existe el misterio sobre “el otro mundo” y la autora intenta inteligentemente, con diversas subtramas, solventar el excesivo contrapeso creado en favor de nuestra realidad en la que mezcla con auténtico arte culinario un primoroso plato compuesto de historia, magia, romanticismo, novela negra y misterio. En el lado positivo cabe destacar el lenguaje utilizado, que llena de matices una ciudad y una historia que llega a convencernos. Dicen que todas las narraciones son una historia de amor y aquí Vallejo hace toda una declaración a Toledo.

Estamos desde luego en el punto más bajo de la trama de lo que sería la historia completa (las cuatro novelas de la serie) y es un mérito queSusana Vallejo salve este escollo con nota. Es una novela ambiciosa en sí misma. Y aunque se puede leer de forma independiente es recomendable haber leído la primera entrega de la serie para disfrutarla en su verdadera magnitud. Esta segunda entrega se lee con interés y te deja con más ganas de echarle el ojo a la tercera parte de la historia, lo cual no es poco en los tiempos que corren y  que por cierto, ya está disponible en las librerías.

Un último comentario para el libro en sí mismo: Tenemos entre manos una novela de muy cuidada edición y buena calidad, por sus tapas duras, el gramaje del papel utilizado y una letra de tamaño correcto, detalles que como lector aprecio. Da la sensación que el Grupo Edebé ha dedicado muchos esfuerzos a esta tetralogía y se agradece.

© 2010 Ricard de la Casa

 

Datos de la Novela: Autor: Susana Vallejo Chavarino. ISBN: 978-84-236-9388-7. Nº Páginas: 280. Tamaño real: 23 x 15. PVP: 19,8 euros. Colección: Tetralogía Porta Coeli: (I) La orden de Santa Ceclina (II) Cosecha Negra (III) El principio del fin y (IV) La llave del secreto.
Contraportada: En el palacio episcopal, se había fraguado su destino, a pesar de que el joven Enrique, hijo segundo de Rascón y Cornejo, estaba lejos de imaginarlo. Aunque fuese de familia noble, en el siglo XIV no pasaba de ser un segundón sin título, así que recibir de manos del arzobispo una misión secreta le abría las puertas del reconocimiento social. Aparentemente, sólo tenía que investigar las misteriosas desapariciones que estaban sucediéndose en Toledo, la ciudad de los saberes prohibidos, donde judíos, árabes y cristianos convivían. Allí conocerá también a la enigmática Meridiana, por quien inmediatamente siente una atracción más allá de la razón y que será la llave para entender adónde han ido a parar los desaparecidos y resolver el enigma. Sin embargo, Enrique no sabe hasta qué punto todas sus creencias van a verse sacudidas, al vivir… ¡Una aventura más allá de este mundo!
Anuncios

Acerca de Interface Grupo Editor

Editamos en papel 75 números de la revista BEM entre 1990 y 2000 y desde 2003 hasta 2012 mantuvimos el portal BEM on Line. Tras múltiples problemas de software, decidimos traspasar a este blog los principales textos publicados en esos años. Interface Grupo Editor está compuesto por Ricard de la Casa, Pedro Jorge Romero, José Luis González y Joan Manel Ortiz.
Esta entrada fue publicada en Reseñas de libros y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.