LA MASCARA DEL HEROE, de José Luis Zárate

por Joan Antoni Fernàndez

 

No descubro nada nuevo al afirmar que la ciencia ficción en México es uno de los géneros con mayor trayectoria. Desde hace tiempo en dicho país han ido apareciendo editoriales, premios y revistas sobre el tema. Semejante foco cultural goza de fama merecida y ha despertado gran interés entre un nutrido grupo de fervientes seguidores, llegando incluso a traspasar fronteras.

mascaraheroeSin duda uno de los escritores mexicanos más premiados, a la vez que conocidos tanto dentro como fuera de su panorama autóctono, es José Luis Zárate. De hecho, su obra hace años que cruzó el Charco para llegar a España, donde obtuvo una Mención Especial en el Premio UPC del 2000 y fue finalista del Premio Ignotus. No se trata pues un recién llegado al género escrito de la ciencia ficción, como se nota en su bagage literario y en su dominio narrativo. Todo un prodigio de las letras que gracias al Grupo Ajec podemos disfrutar en un interesante tomo recopitalitorio, bajo el título genérico de La Máscara del Héroe.

Permítaseme una puntualización. Lo primero que llama la atención en este libro es la similitud del título con el de la última obra de Juan Manuel de Prada. Por fortuna, aquí se acaban las semejanzas. Nada que ver con el farragoso  compendio sobre una despendolada Generación del 98 y sus supuestos lances sexuales, aberrante historia con la que de Prada deleita a sus presuntos lectores. Supongo que el título de la obra que nos ocupa se decidió en última instancia por la editorial Ajec, adoptándolo como encuadre genérico a las tres narraciones independientes que conforman el volumen. Así pues, el parecido entre ambos títulos es mera coincidencia, aunque no sé hasta qué punto casual… y conveniente.

En este mundo nuestro tan audiovisual, ante todo deberemos resaltar la portada, al ser el primer reclamo en atraer la atención de un posible lector. Y conviene resaltarla porque resulta una portada interesante que ha sabido resumir con acierto el contenido, la idea principal del libro. Ese traje de superhéroe colgado en una percha explicita más si cabe la claridad del título y nos indica con exactitud por dónde van a ir los tiros. Así, al abrir el libro, nos encontramos ante tres relatos, tres (como diría un cartel taurino), donde el autor nos ofrece su particular visión de los aspectos más ocultos, íntimos, de los Grandes Héroes. No sé de quién ha partido la idea de juntar semejante terceto de historias, conformando un continuo narrativo bastante bien trenzado. Puede que fuera el autor o tal vez el editor, o puede que ambos de común acuerdo. Lo cierto es que la unión resulta brillante y el tono perfecto, tal vez con alguna ligera excepción para mi particular gusto.

La Máscara del Héroe puede definirse con un símil gastronómico, donde el banquete sin duda será literario. Así, el lector que se sumerge en las páginas del libro es invitado a degustar un manjar narrativo, bien condimentado en la cocina del Grupo Ajec y con el maestro Zárate a los fogones. En esta ocasión se nos ofrece un menú muy equilibrado, el cual consta de Primer Plato, Segundo Plato y Postre. Con café y chupito incluidos, si así consideramos las explicaciones de la contraportada y la reseña del autor en la pestaña. Tal vez se encuentre a faltar el pan, pues no existe prólogo alguno; claro que a veces, dependiendo del prologista, vale más que no lo haya. Puede saber a pan duro.

De entrada, para abrir boca y despertar el apetito, tenemos el relato “Del Cielo Profundo y del Abismo”. Se trata de una novela corta ya conocida para el buen aficionado español, pues fue Mención Especial del Premio UPC del 2000, así como finalista del Ignotus de ese año. Una historia brillante, incisiva, agil y entretenida, todo a la vez, que nos muestra la otra cara del héroe (más bien superheroe). Con un estilo impecable que engancha desde la primera línea, nos muestra un Superman del futuro, cansado y desengañado, quien malvive trajando como detective. En semejante entorno nos iremos adentrando en el interior del personaje hasta descubrir al final su auténtico origen. Un argumento muy inteligente y bien llevado, digno de haber sido concebido por el mejor Alan Moore para DC. Soberbio sin lugar a dudas, deja un buen sabor de boca. Sin olvidar la joya que representa la escena donde el mayordomo de Batman dialoga, monologa más bien, con Superman, dejando muy claro el origen y las motivaciones que mueven al otro superhéroe, el caballero oscuro. Sin duda es una historia que apasionará a todo buen lector de cómics, tanto por su narrativa como por lo inteligente y acertado de la historia.

Bien predispuestos tras la estimulante lectura, nos zambullimos en la segunda historia. Se trata de otra novela corta, “La Ruta del Hielo y la Sal”. ¿Qué decir de esta pequeña maravilla? Si el primer relato era brillante, éste resulta superlativo. Una auténtica gozada que responde a las expectativas de los premios obtenidos en México y su consideración como una de las mejores obras en castellano publicadas en 1998. La historia del Demeter, el barco maldito que zarpó de Transilvania hacia Londres, llevando en su bodega una monstruosa carga como bien narró Bram Stoker en su Drácula, en las manos de José Luis Zárate resulta magistral y turbadora. Narrada en primera persona por el capitán del navío, se convierte en un relato desgarrador, terrible y hermoso a la vez. Una historia gótica que engancha al lector y le hace transitar entre tinieblas hasta su trágico final.

Gran acierto en la creación de la figura protagonista, ese capitán que lucha contra sus apetitos homosexuales, negándose a ceder ante los cuerpos de sal de sus propios marineros, capaz en última instancia de enfrentarse al monstruo aún a sabiendas de la futilidad de su acto, mostando toda su grandeza y todas sus miserias a un tiempo. De igual forma la ambientación está lograda al milímetro, rezuma terror gótico por sus cuatro costados. Y todo impregnado de una poesía sublime, con un estilo preciso, sin florituras innecesarias. La escritura de Zárate se muestra pulcra, destilada en una concisión de auténtico maestro. Así, la lectura de la obra resulta una autética gozada. Sin duda es una historia imprescindible que engancha y deleita a cada página.

Llegados a este punto, saciados ante la magnificencia de los manjares ofrecidos, acometemos el tercer relato. ¡Ay! Torcemos el gesto. El postre no se halla a la altura del resto. “Xanto”. Novelucha Libre se nos atraganta casi desde el principio. Se nota que es la historia más antigua de todas, publicada originalmente en el año 1994. El estilo pulcro, rápido y conciso de las anteriores novelas aquí no existe. El lector se encuentra de súbito abandonado entre una jungla de palabras, donde en ocasiones casi hay que abrirse paso a machetazos. Se nota que el autor todavía no ha pulido su estilo, aunque ya nos ofrece ráfagas de su genialidad. El relato es un trasunto humorístico de los Mitos de Chtulhu de Lovecraft, protagonizado por Xanto, el Luchador de las Multitudes. Este personaje es una recreación de Santo, el Enmascarado de Plata, icono de luchador muy famoso en México y también, anque menos, en la España de los años setenta, gracias a una serie de películas de bajo presupuesto.

Tal vez el problema estribe en que los dos primeros relatos son magníficos y transitan por arquetipos universales. Supermán y Drácula forman parte de una cultura que ya es patrimonio de la humanidad, resultan unos referentes reconocidos y aceptados en gran parte del mundo. No sucede lo mismo con Santo, o su alter ego Xanto. Se trata de un personaje mucho más localista y cerrado, menos reconocido fuera de sus fronteras. De igual forma, el tono humorístico que impregna el relato no acaba de cuajar, tal vez porque sea un humor en exceso localista. Para un lector no mexicano sin duda se perderán muchos detalles y referencias. Además, uno echa en falta cierta épica en la temática lovecraftiana, aquí pobremente dibujada. Sea como fuere, la lectura del relato sabe a poco, resulta insuficiente al compararla de forma inevitable con las dos joyas anteriores. Tal vez como novela independiente, separada del conjunto, ganaría algún entero. Tal como se nos presenta, precedida por dos novelas de mayor enjundia, acaba resultando bastante mediocre. Una pena.

Resumiendo, un libro en extremo interesante de un autor en plena madurez. Dos historias maravillosas y una tercera parcialmente fallida, en exceso primeriza al compararse con la perfección de las anteriores. Así y todo, una lectura muy recomendable que sabe entretener, a la vez que eleva la ciencia ficción a una altura literaria pocas veces conseguida.

© 2010 Joan Antoni Fernàndez para BEM on Line.

 

La máscara del Héroe, de José Luis Zárate. Ediciones Grupo AJEC. Granada, 2010. Portada de Manuel Calderón. ISBN. 978-84-96013-62-9. 288 páginas, 16,00 euros.

 

Texto de contraportada

¿Qué sucedió realmente en el viaje del Démeter, el barco maldito que partió de Transilvania con un monstruo en su bodega de carga?

¿De quién hablamos cuando hablamos del Hombre de Acero? ¿Qué pasaría si no fuera la figura perfecta e intocable de los comics sino alguien más?

¿Puede un héroe del pasado mítico –del cine por más señas– entrar en la vida real para combatir a los monstruos de la Gran Oscuridad?

 

 

Anuncios

Acerca de Interface Grupo Editor

Editamos en papel 75 números de la revista BEM entre 1990 y 2000 y desde 2003 hasta 2012 mantuvimos el portal BEM on Line. Tras múltiples problemas de software, decidimos traspasar a este blog los principales textos publicados en esos años. Interface Grupo Editor está compuesto por Ricard de la Casa, Pedro Jorge Romero, José Luis González y Joan Manel Ortiz.
Esta entrada fue publicada en Reseñas de libros y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.