HITLER VICTORIOSO, selección de Gregory Benford y Martin H. Greenberg

LA MADRE DE TODAS LAS ANTOLOGÍAS ANTINAZIS

Qué hubiera ocurrido si los sueños de Hitler no hubieran terminado en el Führerbunker de Berlín, sino que Alemania hubiera ganado la guerra? Los relatos que componen este volumen se desarrollan en el escenario del “Reich de los Mil Años”, con el denominador común de su calidad y la presentación de un Hitler vesánico y un régimen bárbaro, a modo de tragedia griega para una nefasta ideología que se creía llamada a ser la cuna de la civilización del mundo. Leni Riefenstahl tituló su película El triunfo de la voluntad, pero la que triunfó en Hitler fue la voluntad despiadada, la piedad fue para él un vicio que minaba la voluntad, la Tierra que heredarían los mansos sería la tierra de una fosa común. 

hitlervictoriosoDos destinos (Two dooms), obra póstuma de C.M. Kornbluth, es una obra maestra. De carácter fantástico y de horror,  arranca en 1944, cuando un joven físico que trabaja en la fabricación de la bomba atómica se ve transportado a un mundo alternativo donde su explicación de que ha sido traído por el maleficio de un mago judío, que empleó para ello la sangre de siete vírgenes nórdicas, parece más creíble a los alemanes que el cuento de la energía nuclear de la que nunca han oído hablar.

Aquí Hitler fue un agitador de los primeros tiempos del Partido que terminó ejecutado. En 1940, cuando el führer es Goebbels, Alemania es invadida por sus vecinos del Este y el Oeste, mientras los “judicantos” llevan a cabo sabotajes desde el interior. Luego, en los “Cien Días de Gloria”, Alemania se libera e inicia una expansión que termina con la conquista de Europa, al tiempo que los japoneses hacen lo mismo con las oscuras gentes de Asia. En 1955, germanos y nipones terminan con la afrenta que suponen unos Estados Unidos hostiles entre el Atlántico y el Pacífico, los ocupan y se reparten su territorio.

Justifica de alguna manera el Big One y es un antecedente de la ideología neoconservadora de los halcones del Pentágono. En cualquier caso, es una joya de la pesadilla que crea desazón en el lector. Aunque desarrolla en sesenta páginas lo que a Sarban le exigió una novela entera, es posible que Kornbluth la escribiera influido por el Cuerno de caza, ya que trata el mismo tema desde la perspectiva de los Estados Unidos, incorporando a los japoneses, como hará Dick en El hombre en el castillo.

hitler2Otra gran narración es la afamada Weihnachtsabend, de Keith Roberts que cuenta cómo hay en Europa dos imperios, el del rey Eduardo VIII y el del führer Ziegler, sólo aparentemente unidos, pues el Reich domina al Reino. En una fiesta en este escenario Roberts construye un cuento de Navidad perverso, de amor y de horror, que en un par de días culmina en un conseguido final que es un happy end si lo miramos al estilo de Pavana. Como es habitual en sus creaciones, empezando por esta Pavana, los protagonistas de Roberts son personajes sin relevancia para la Historia pero testigos de grandes pasos de la Humanidad.

La excelencia alcanza asimismo a Thor se enfrenta al Capitán América (Thor Meets Captain America), un título de fantasía terrorífica que ya lo dice todo sin desvelar nada de la trama. En una estupenda mezcla de estilos, el aparente cómic de superhéroes y nigromancia es también un relato de terror sin pretender serlo, por momentos de fantasía de maravilla, de antiutopía y de ucronía negativa. Paradójicamente, David Brin escribe un relato realista con una gran economía de palabras: muchos lectores desearían que continuara por más páginas, pero acaba cuando acaba y ahí está su gracia. Los alemanes conjuran a sus dioses y éstos comparecen con Odín y Thor a la cabeza, para batirse invencibles en su favor hasta que los americanos llaman a su vez a sus dioses de la mitología del cómic.

La preciosa La caída de Frenchy Steiner (The Fall of Frenchy Steiner), de Hillary Bailey, cuenta cómo, en el Londres de 1954, tras las terribles represalias de veinte hombres, diez escolares o cinco mujeres por cada alemán muerto, los ingleses trabajan lúgubremente por cupones de comida. En el bar “La Alegre Inglaterra” se aman un guitarrista nativo y una cantante alemana. Un día huyen pero son apresados y conducidos a Berlín porque ella, mientras se mantenga virgen, poseerá poderes casi mágicos de curación y  predicción que no son nada propicios al Reich.

benford

Gregory Benford

La narración más larga es Luna de hielo (Moon of Ice), de Brad Linaweaver, más ambiciosa que conseguida, pues, tras un gran comienzo, se le va de las manos al autor. Se inicia con la conversación de Goebbels con su dulce y querido Führer en su lecho de muerte: “¿Cuántos siglos deberán transcurrir antes de que olviden que fui un hombre de carne y hueso?”. No van a ser siglos, sino unos pocos años, porque haber ganado la guerra conduce a Alemania a lo contrario de lo que su líder imaginó.

El relato toma nombre de la experiencia del Welteisleehre de Horbiger: la luna, que es de hielo, caerá sobre la Tierra, lo que es una religión para las SS. Estas nuevas SS secuestran a Goebbels para ejecutarlo ritualmente como primer culpable de que la buena Alemania que mataba a judíos y gitanos durante la guerra haya entrado en decadencia en la paz.

El relato más cercano a la ciencia ficción es Nunca nos encontraremos de nuevo (Never Meet Again), de Algis Budrys, que narra la terrible experiencia del profesor Kempfer en una Alemania dueña de Europa para la que ha hecho descubrimientos de uso militar, mas nunca le ha perdonado la muerte de su esposa Marthe, recluida para hacerlo colaborar. Construye un ingenio con el que puede viajar a otros mundos de probabilidad y elige uno en que Alemania ha perdido la guerra. Llega a un Berlín triste y sucio donde alcanza a distinguir un ominoso cartel: ZONA DE OCUPACIÓN DE LA URSS. Desesperado y hambriento, se topa con Marthe, que le presenta a un oficial ruso que sabe que ha muerto, por lo que cree su historia y le ofrece la interesada ayuda de su país. Mas su cansado corazón se va a parar y se despide de su querida esposa con un emotivo “Nunca nos encontraremos de nuevo”.

Las historias breves son apenas pinceladas fantásticas, algunas muy logradas. ¿Oís llorar a los niños? (Do Ye Hear the Children Weaping?), que es horror puro, se encargó a Howard Goldsmith como especialista en fantasmas y casas encantadas. Por la antigua morada de un doctor alemán que inyectaba drogas a mujeres judías embarazadas, vagan niños monstruosos que arrastran sus cordones umbilicales. Y la irrealidad toca a la realidad en un camión aparcado frente a la casa: EL CIRCO DE LOS HORRORES DEL HOLOCAUSTO PRESENTA A LOS ENANOS DE DACHAU, MAESTROS DE LA ILUSIÓN. Se trata de una ucronía que no parece que transcurra en un mundo alternativo. Sus personajes viven su realidad sin nada de what if…?, nadie se pregunta qué pasaría o que hubiera pasado si…

Más breve aún es Carretera sin destino (Through Road No Whiter), del conocido Greg Bear, en la que dos funcionarios alemanes se pierden en una carretera francesa en 1984 y maltratan a una vieja que les profetiza un final de abrasados y colgados e invoca a una sombra: “Pájaro hambriento, es hora de comer”. Y el Pájaro baja del cielo y devora los últimos cuarenta años.

greenberg

Martin H. Greenberg

Las historias encargadas para la antología no son las mejores. En Transmisiones enemigas (Enemy Transmisions), la primera obra de ficción del profesor Tom Shippey, se supone que, a partir de la lectura de Carl Jung, Hitler ha desarrollado la ciencia de los sueños proféticos y toma decisiones que nunca habría tomado, con lo que gana la guerra en Europa, aunque hay otros dos imperios nucleares, el americano y el japonés, que poseen misiles intercontinentales y tecnología de guerra en el espacio. El joven Grensville es un “Niño de Hitler”, procedente del “Pozo de la Vida”: su madre ofreció su primer hijo al Führer, apareándose con el hombre que se le indicó para dar a luz a un Soñador. Sus sueños parecen prometedores, hasta que se descubre que no sueña lo que va a ser, sino lo que podría haber sido, como la derrota de Alemania: es una perversión de la raza, hasta es posible que  su padre fuera judío.

La paz del Reich (Reichs-Peace), se encargó a Sheila Finch para que tratara de un mundo mejor y de unos nazis menos malos: es la única ucronía positiva de la antología. Tras el éxito de Hess en 1941 y de que Churchill pusiera algo de buen sentido en la cabeza de Hitler, en los años 80 Greta Bradford, una gitana nacida en Alemania, vuelve a ella para que la reciba Eva Braun, la viuda del Führer, que le pide que, con sus poderes psíquicos, se ponga en contacto con su supuesto hijo Wolfgang Hitler, que en nada se parece a su presunto padre, que está en peligro y sin radio en la luna. Lo ha educado para ser el buen dirigente de una Alemania que ha pedido perdón por sus horrores e indemnizado a los judíos que han regresado.

Gregory Benford pone punto final a la antología con Valhalla. Cuando el Führer apoya el cañón de la Lüger sobre su sien, recibe la visita de un hombre de mil años en el futuro que viene a salvarlo y mostrarle la gloria que ha alcanzado. Pero no procede de su futuro, sino de otro alternativo en el que Alemania firmó la paz con Gran Bretaña en 1942 y sus ejércitos se concentraron en el frente del Este, donde murieron millones de judíos, gitanos y eslavos. Como dijo Dick, cuando pienses que tu mundo es malo, imagina cuán peor podría ser.

© 2010 Augusto Uribe y Alfred Ahlmann

Benford, Gregory y Greenberg, Martin H. Hitler victorioso (Hitler Victorious, 1986), Destino, Barcelona, Cronos nº 9, 1990, trad. Domingo Santos, rúst., 396 pp.

 

uribe01Augusto Uribe es doctor en una ingeniería, periodista y tiene otros estudios; ya jubilado, es presidente de una sociedad de estudios financieros. Ha ganado varios premios Ignotus y ha publicado en libros y revistas como el antiguo BEM o Nueva Dimensión, que lo tuvo por su primer colaborador.

 

 

 

alfredahlmannAlfred Ahlmann, director de la misión arqueológica española en Turquía, es doctor en Historia, profesor universitario en España e imparte clases en algunas universidades extranjeras: domina varias lenguas. Además de numerosos trabajos profesionales, ha publicado también artículos del género.

Anuncios

Acerca de Interface Grupo Editor

Editamos en papel 75 números de la revista BEM entre 1990 y 2000 y desde 2003 hasta 2012 mantuvimos el portal BEM on Line. Tras múltiples problemas de software, decidimos traspasar a este blog los principales textos publicados en esos años. Interface Grupo Editor está compuesto por Ricard de la Casa, Pedro Jorge Romero, José Luis González y Joan Manel Ortiz.
Esta entrada fue publicada en Al-Ghazali Al Magribi. Guarda el enlace permanente.