BEM on Line

LA VERDADERA HISTORIA DEL FALSO GATO, de Sergio Gaut vel Hartman

Anuncios

LA VERDADERA HISTORIA DEL FALSO GATO

Relato de Sergio Gaut vel Hartman

Ilustración de Juan Antonio Fernández Madrigal

 

El molinero tenía tres hijos, y al morir les dejó lo poco que poseía. El molino fue para Pedro, el mayor, el burro le correspondió a Pablo, el segundo. En cambio el menor, llamado Juan, sólo heredó un gato. Mientras los hermanos mayores quedaron satisfechos con su herencia, Juan se preguntó cómo se ganaría la vida.

—Este gato no sirve para nada —razonó en voz alta—. Y para colmo también tendré que alimentarlo a él.

—No te preocupes, amo. —La sorpresa de Juan, cuando escuchó al gato hablar, fue indescriptible—. Tengo un plan para hacernos ricos.

—¿Qué puedes tú? — preguntó Juan—. ¡Eres un simple gato!

—Dame un sombrero fino, un par de botas y un saco. Yo me encargaré de lo demás.

—Bueno, ¿por qué no? —dijo Juan resignado—. No tengo nada que perder.

El gato recibió lo pedido y quedó satisfecho con su apariencia. Dejó a Juan enfrascado en sus pensamientos y partió.

Primero fue hasta el arroyo, se puso en posición y con sus rápidas garras pescó una docena de peces. Luego, con el saco lleno, se dirigió hacia el castillo.

—¿Un gato que quiere hablar con el rey? —preguntó alelado el guardia del puente.

—Le traigo un regalo de parte del marqués de Carabás —dijo el gato. El guardia, aún sin reponerse, le franqueó el paso, y el gato recorrió los pasillos como si los conociera desde siempre. Al llegar al salón principal se inclinó ante el rey Dogofredo, la reina Zimebuta y la hija de ambos, la princesa Cecilia.

—Mi amo, el marqués de Carabás, le envía saludos a su Majestad y le ofrenda estos magníficos pescados de sus arroyos —dijo el gato.

—Dile al marqués que agradezco su generosidad —respondió el rey. Y a continuación, procurando no ser visto por el gato, se inclinó hacia la reina y susurró—: ¿Existen gatos que hablan como los humanos?

—Eso no me preocupa —respondió la reina—. ¿Quién es el marqués de Carabás?

—No tengo la menor idea —respondió el rey—. Jamás he oído hablar de él; extraño: un gato parlante y un marqués que no figura en los registros del reino.

—Esto me huele mal —dijo la reina.

—Debe ser el pescado —acotó Cecilia arrugando la naricilla.

El rey hizo una seña al capitán de la guardia y éste desenvainó la espada y decapitó al gato de un mandoble. El rey tenía muchos enemigos y no era cosa de correr riesgos. Un gato más o menos, parlante o maullante, no era algo que hiciera temblar a Dogofredo.

La familia real no pudo reprimir la sensación de asco producida por la sangre brotando como un surtidor del cuello cercenado del gato. Pero el rey era un hombre sabio y nada tonto. Mandó llamar al médico real y le ordenó hacer la autopsia del extraño animal.

Horas más tarde, concluida la faena, el doctor Opiseculo, otrora médico del conde de Transilvania, expulsado de la corte por haber transgredido la tácita ley que prohibía las disecciones al mediodía, se inclinó ante el rey.

—Majestad —informó—; debo deciros que el gato no es un gato, o por lo menos no lo era.

—¿De qué hablas, insensato? ¿Volviendo a las andadas?

—¡Por favor, Majestad! Juro por el Todopoderoso que no me he apartado un ápice de las normas vigentes en vuestro reino.

—Bien, entonces, habla. ¿Qué es el gato que no es gato?

—No sé qué es, Majestad; sólo sé lo que no es. Y no es gato. La criatura tiene órganos desconocidos, finas hebras que conectan los músculos con cajas diminutas alojadas en los huesos, que parecen de acero…

—¿Dirás que no era tampoco sangre lo que brotó de la herida? —El rey empezaba a impacientarse. Definitivamente, Opiseculo volvía a hacer de las suyas.

—No era sangre, no, majestad. Se trata de una substanciaaaaaaaaaa…

 

–oOo–

—¿Qué haces, mujer, insensata? —exclamó Charles Perrault al descubrir que Marie le había arrebatado la hoja y lo observaba con su expresión más severa—. Marie Guichon: ¿otra vez espiando mis escritos?

—Charles Perrault —replicó ella sin moderar la expresión original—, ¿otra vez escribiendo tonterías?

—¿Qué sabes tú de estas cosas? Ve a guisar.

—Los pescados de tu gato guisaré, si no escribes algo sensato. ¿Crees que tu editor pagará por esta historia?

—No veo nada de malo en ello. Mi historia es una fantasía.

—¡Fantasías! Razonables fantasías, quiere la gente. Pon que el gato engaña al rey, la reina y la princesa.

—¡Qué gato tan astuto! —se mofó Charles.

—¿Mi gato? ¡Tu gato! —Marie hizo una pausa, miró a su esposo con ojo crítico y bufó. —Pon que como nadie en la corte sabía quién era en realidad el marqués de Carabás, empezaron a inventar historias sobre él, que era el hombre más rico del reino, y el más apuesto. El gato proclamaba a los cuatro vientos los talentos del marqués y les llevó un faisán a la reina y un cervatillo al rey..

—¿Y el rey le creía?

—No tuvo más remedio, ya que el gato, con un astuto ardid, dominó a un ogro y le quitó el castillo.

—¿Un ardid?

—El gato indujo al ogro a convertirse en un ratón y se lo comió de un bocado.

—¡Eso es ridículo! Un ogro poderoso, capaz de mágicas proezas no puede caer en una trampa tan burda.

—Pero tu editor sí caerá y llenaremos la olla. ¡Vamos! Termina diciendo que Juan se enamoró de Cecilia desde que la vio por primera vez, se casaron a los pocos meses y fueron felices para siempre.

—¿El gato? —dijo Charles socarrón.

—Por supuesto, el gato permaneció con ellos. Apura, que cuando termines ésta debes escribir otra, acerca de la hijastra de una reina malvada que para deshacerse de ella da órdenes a un guardabosques para que la mate… Y nada de rarezas esta vez, por favor. Piensa en tus hijos, hay que comer, ¿recuerdas?

 

© Sergio Gaut vel Hartman por el relato. Octubre 2010

© Juan Antonio Fernández Madrigal por la ilustración. Octubre 2010

 

Sergio Gaut vel Hartman además de ser un gran escritor, dirige una de las columnas en este portal: “Entre Ushuaia e Irún” en la que entrevista y presenta un relato a otro escritor. Sergio ha nacido en la Argentina en 1947 y desde hace muchos años desarrolla una gran actividad sobre la ciencia ficción a través de Internet. Ha publicado relatos a partir de un ya lejano 1970, fue finalista de los Premios Minotauro y UPC, ganó el Ignotus en la categoría ensayo en el 2007 y compiló varias antologías, además de manejar varios blogs de microficciones y el sitio Sinergia, una versión web de su revista de la década de 1980. Su actividad a través de Internet promocionando el género es inagotable.

Juan Antonio Fernández Madrigal. Aunque en las publicaciones le suelen presentar como “el escritor de Málaga” en realidad nació en Córdoba en 1970, y, efectivamente, reside en Málaga desde 1988. Trabaja como profesor en la Universidad de Málaga, intentando, como dice él mismo, “con mucho dolor y muchas horas enhebrar la investigación con la docencia, tarea que considera NP-completa (breve guiño para informáticos)”. En el ámbito del fantástico, he publicado abundantes relatos, su reciente producción recopilada en Magnífica víbora de las formas (AJEC) y las novelas Ciclo de Sueños (colección Espiral) y Umma (Parnaso). Se puede visitar su propia página, que usa como base de datos para acordarse de todo: http://jafma.net/ Hasta el momento, ha publicado, entre otros lugares, en Espiral, Artifex, 2001, Libro Andrómeda, Visiones, Fabricantes de Sueños, La Plaga, NiTeCuento, Qliphoth, CD de BEM, Vórtice y BEM on line. Su faceta de ilustrador es mucho menos conocida y en nuestro portal pueden ustedes disfrutar de algunas muestras de ella. Y coincidirán con nosotros en que no tiene nada que envidiar a la de escritor.

 

Anuncios