PEARL HARBOUR, de Newt Gringrich y William Fortschen

Pearl Harbor, una ucronía prometedora y fallida

por Pedro A. García Bilbao

En la línea más pura de las especulaciones contractuales (los famosos «¿Y si…?»), «Pearl Harbor» se nos anuncia como la novela en la que se describe lo que hubiera pasado si el plan original japonés de ataque en diciembre de 1941 se hubiera llevado a cabo con éxito completo.

Un buen reto en un tema clásico, que exigiría un cuidada puesta en escena, muy buena documentación a la par que audacia y rigor al asumir la especulación resultante. Lamentablemente los autores de esta obra tan prometedora rehuyen la ucronía que tenían entre manos, renuncian a desarrollarla en los términos que dan a entender. En otras palabras: es un fraude al lector. No busquen ucronía aquí. Los japoneses atacan Pearl Harbor, hacen mucho daño, los estadounidenses se enfadan notablemente y el almirante japonés anuncia tras el ataque que han despertado un gigante al que no se va a poder vencer y que ya sólo toca luchar hasta el final. Ni mas ni menos que lo que pasó históricamente.
En «Pearl Harbor» se describe con cierto detalle y una buena ambientación el entorno histórico previo al ataque en Hawai, aunque, eso sí, con un exceso de carga ideológica contemporánea, hasta rayar con el panfleto incluso, algo previsible si tenemos en cuenta que uno de los coautores, Newt Gringrich, es un importante político republicano jubilado.

Gringrich
escoge este tema tan sensible en la historia norteamericana para hacer un estudio de intoxicación y propaganda; realiza una transposición del 11 S al 8 D, el día de la infamia, el 8 de diciembre de 1941, cuando cobardemente, esto es, sin avisar, Japón atacó a la escuadra norteamericana en el Pacífico. Toda la obra se ve aplastada por los sermones de Gringrich explicando a cada paso lo decadentes que son los británicos, lo envidiosos del poder americano que son los nazis, lo inferiores y abyectos que son los soviéticos y lo valientes pero descerebrados que son los japoneses. Ante todos estos pueblos, la joven y vibrante América (saluden a las barras y estrellas, gracias) surge como la gran esperanza que sacará al mundo del abismo. El detonante que despertará al gigante bonachón y le convertirá en el salvador justiciero de la libertad es Pearl Harbor, una cuchillada cobarde por la espalda, como el 11 de septiembre.La ucronía que justifica la publicidad de la novela consiste en que merced a la presencia de un oficial japonés que no estuvo presente en la historia real, pero sí en la contractual, como miembro del núcleo de mando de la Flota de Ataque ante las Hawai, el almirante ordena un tercer asalto a la base.

Esta tercera oleada, que nunca existió, termina por hundir los acorazados, liquida algunos destructores y submarinos y volatiliza los grandes depósitos de combustible, todo ello a costa de grandes bajas. La escritura es correcta y la trama emocionante, los detalles nos permiten meternos en la piel de aviadores y marinos y la acción está bien descrita, pero… ¿Y la ucronía?

Una tercera oleada de ataque en Pearl Harbor no es un ucronía propiamente dicha. No llega a la categoría de Punto de Cambio (o Punto Jumbar), el momento en el que la bisagra de la historia es de doble dirección y puede llevarnos a un lado o a otro.

Mayores destrozos en Pearl Harbor y la destrucción de la reserva del combustible hubieran sido un contratiempo que apenas hubiera alterado la historia. Los EE.UU. no se hubieran alterado más por un tercer ataque, el «enfado» con los dos primeros ya era todo lo grande que podía ser. En esta situación hipotética de la novela (Pearl Harbor, 7 de diciembre de 1941), el punto de cambio histórico no está aquí.

La verdadera ucronía sobre Pearl Harbor está por escribir. Gringrich la elude, no acepta el reto, como decimos. ¿Qué hubiera pasado si en el transcurso del ataque a las Hawai los portaaviones norteamericanos hubiesen sido descubiertos y hundidos? Eso sí hubiera puesto el liston ucrónico en un buen nivel.

Sabemos que el escuadrón de portaaviones norteamericano abandonó Pearl Harbor muy poco antes del ataque. Incluso se ha especulado con la posibilidad de que el peligro de ataque fuese conocido previamente y no se tomasen medidas para así favorecer la entrada en guerra, algo a lo que se oponía el tradicional aislacionismo norteamericano; sobre esto se ha escrito mucho pero en la novela no se tiene en cuenta apenas. Imaginemos, no obstante que una vez destruida la flotilla de acorazados en el puerto de las Hawai, un avión de reconocimiento japonés hubiera avistado a los portaaviones estadounidenses y que se hubiera ordenado el tercer ataque contra ellos. Si la suerte de las armas hubiera favorecido a los japoneses la situación estratégica hubiera sido diferente, al menos a corto plazo.

En esa hipótesis, Pearl destruida, acorazados y portaaviones hundidos, el almirante japonés hubiera podido ordenar a sus buques pesados un bombardeo costero que hubiera acabado por aniquilar la base y a las unidades ligeras supervivientes, además de a la aviación. Un ataque naval masivo a una Hawai desarbolada hubiera aplastado la posición estratégica central norteamericana en el Pacífico; las comunicaciones entre Ohau y California hubieran quedado amenazadas y se hubieran tenido que cavar trincheras en Santa Mónica por lo que pudiera pasar, el choque psicológico hubiera sido brutal, peor incluso que el causado por un ataque sorpresa, pues el terror desatado por el bombardeo naval hubiera sido mayor, al transmitir la sensación de absoluta vulnerabilidad frente a un enemigo todopoderoso. Y las cosas, así puestas, no hubieran acabado ahí. Ya de retirada, la Flota de ataque nipona hubiera podido tomar Midway y establecer allí una base y un aeródromo de enorme importancia estratégica. Toda esto hubiera supuesto un retroceso de la línea de defensa norteamericana muy importante.

En la novela de Gringrich, el discurso que realiza el almirante japonés tras recibir la noticia del éxito de la tercera oleada, tomaría otro sentido si esos hubieran sido los hechos. Señala Yamamoto en la ficción, que pese a los éxitos el desnivel industrial con los EE.UU. era muy fuerte y que tras el ataque, esta nación sólo se detendría con la derrota implacable de sus enemigos y que él, como soldado del Imperio, tendría como cometido retrasar lo mas posible el inevitable final. Algo ciertamente, mas que plausible.

Yamamoto era muy prudente: no tenía órdenes de invasión de las Hawai; su cometido era atacar, destruir los barcos y portaaviones y retirarse. Si lo hubiera logrado y tomado ademas Midway, la Armada japonesa hubiera podido someter a un desgaste importante a los norteamericanos mediante una defensa avanzada en el área Midway-Hawai, retrasando considerablemente la contraofensiva norteamericana en el Pacífico, pero en ningún caso Japón tenía interés estratégico ni capacidad militar para invadir y sostenerse en las Hawai por no hablar de la costa de California.

Pese a una victoria total en la batalla sobre Pearl Harbor, incluso con los portaaviones estadounidenses fuera de combate, Japón hubiera perdido la guerra. Hubiera tardado algo más, quizá la URSS hubiera intervenido en otras circunstancias, el coste humano hubiera sido mayor, pero los EE.UU. no se hubieran detenido hasta la derrota total de su enemigo. Durante el conflicto con Japón, entre 1941 y 1945, los EE.UU. botaron 115 portaaviones de diferentes tipos, Japón ninguno. Si Gringrich deseaba poner las cosas difíciles en la ficción para especular con lo buenos chicos que son los EE.UU. podría haberlo hecho y quizá nos habría regalado con una excelente especulación militar y estratégica. No quiso o no supo hacerlo.

Se ha dicho que las buenas historias de ciencia ficción empiezan en ocasiones donde algunas situaciones acaban.Gringrich debería haber empezado su novela justo cuando la termina y metiendo la noticia del telegrama que da cuenta de la destrucción de Pearl Harbor y de la pérdida de los portaaviones. Eso hubiera sido un buen comienzo. Lo despreció, pero nos tememos que su objetivo no era escribir una ucronía sino una autocomplaciente fantasía neoconservadora. Lástima

© Pedro A. García Bilbao noviembre 2008

Pearl Harbor

  • Formato: 15 x 23 cm
  • Encuadernación: tapa dura con sobrecubierta
  • Colección: Militaria
  • Código: 401315
  • ISBN: 978-84-08-07840-1
  • Páginas: 432
  • Precio: 22€
  • Fecha: 27/03/2008

Texto de la contraportada

Una novela acerca de los ataques a la base americana de Pearl Harbor

El ataque japonés a Pearl Harbor, que tuvo lugar en el desde entonces conocido como «día de la infamia», sorprendió a los Estados Unidos y lanzó de lleno al país a una peligrosa guerra, además de alterar para siempre la sensación de seguridad y placidez de la vida cotidiana. El 8 de diciembre fue el día en que se declaró públicamente la guerra. Las profundas resonancias de esa fecha la convierten en un momento indeleble de la historia de Estados Unidos. Pearl Harbor presenta el amplio espectro de personajes y acontecimientos de ese momento histórico, de los líderes nacionales a los ciudadanos aprisionados en el caos de la guerra. El escenario se extiende desde los aposentos del emperador de Japón hasta la Casa Blanca, desde las cubiertas de los portaaviones a los campos de deportes de la Academia Naval Japonesa. Una historia de intrigas y traiciones, que habla de la espantosa brutalidad de la guerra y de los desesperados esfuerzos de los hombres razonables de ambos bandos por evitar una lucha titánica que parece inevitable. En Pearl Harbor, Gingrich y Forstchen plantean la cuestión de cómo la presencia adicional de un solo hombre dentro de la fuerza de ataque japonesa podría haber cambiado el curso de la guerra.

Anuncios

Acerca de Interface Grupo Editor

Editamos en papel 75 números de la revista BEM entre 1990 y 2000 y desde 2003 hasta 2012 mantuvimos el portal BEM on Line. Tras múltiples problemas de software, decidimos traspasar a este blog los principales textos publicados en esos años. Interface Grupo Editor está compuesto por Ricard de la Casa, Pedro Jorge Romero, José Luis González y Joan Manel Ortiz.
Esta entrada fue publicada en Reseñas de libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s